Seguidores

LIA





Lía no había dormido bien, la idea del atraso de su período hacía días la rondaba como un gran peso sobre sus hombros y un ahogo en la garganta. No había querido hacerse el test , con la secreta esperanza que al otro día todo cambiaría, sin embargo, había una voz muy segura en su interior, que le decía que nada cambiaría, que ni siquiera necesitaba hacerse el test, para tener la seguridad de que estaba embarazada.
La relación con Javier pasaba por su peor momento, no hacía mucho habían tenido una fuerte discusión en que él le había dejado muy en claro que no quería compromisos, que si aceptaba la relación así fantástico, si no todo se terminaba.
Ella nunca estuvo de acuerdo con el aborto, hasta había participado en marchas con pancartas “anti aborto”. Y ahora ¿qué haría?.
Tomó la decisión en ése momento, hoy sin falta se haría el test y si salía positivo, se lo diría a Javier, sería una buena forma de terminar con una relación, que venía hacía tiempo a tropezones.. Ella con sus 32 años, le amaba como jamás amó en su vida y muchas veces había dejado de lado su orgullo y hasta su dignidad rogándole que no la dejara.
Hoy no iría a trabajar, era un día especial para ella, llamó al bufete de abogados, al que pertenecía y  del cuál era uno de sus más brillantes miembros y argumentó una excusa  trivial, una repentina jaqueca, acto seguido se dirigió  a la farmacia más cercana a comprar el test, sentía que el corazón le palpitaba con una fuerza inusitada  y su mente volaba a mil por hora, de pronto se dio cuenta que lo que más le angustiaba , era tener que darle la noticia a Javier, hasta se le cruzó por la mente la idea de no decirle nada, pero la desechó en seguida, él era el padre y tenía derecho a saberlo, allá él lo que quisiera hacer, ella tendría a su hijo de todas maneras, ya estaba decidido, incluso una vez que tomó la determinación, hasta le ilusionaba la idea  de ser madre.
Una vez en su apartamento y confirmadas sus sospechas, sintió una extraña emoción que la embargaba y se dio cuenta que estaba sonriendo.
Telefoneó a Javier al móvil y le dijo que tenía algo muy importante que comunicarle y pese a las múltiples preguntas de él, se negó a adelantarle nada.
.Quedaron en verse a las 9 en su apartamento, cenarían juntos. Llamó al restaurante, que pedía siempre paella, el plato favorito de Javier, en éste momento no tenía ganas de cocinar, estaba demasiado ansiosa.
Cuando tenía todo listo, recordó que el coñac que tanto le gustaba a Javier, se había acabado y él necesitaría un buen trago luego de la impactante noticia, pensó en llamar y pedirlo, pero no, ya una vez le habían enviado uno de otra marca y fue todo un disgusto, iría ella misma al minimarket, que no quedaba a más de una cuadra, total recién eran las 8, faltaba una hora y el caminar le haría bien para aplacar los nervios.
Cuando volvía a su apartamento, vio un tumulto frente a su edificio y sirenas sin saber identificar si eran de policía o ambulancia.
Una vez que logró acercarse, vio la escena que le hizo soltar la botella de sus manos y romperse en mil pedazos. La moto de Javier estaba absolutamente destruida y Javier yacía  en el suelo, inerte, sin vida, un hilillo de sangre corría de su frente hasta la mejilla.
Sintió un dolor lacerante e instintivamente se llevó las manos al vientre y una extraña calma se apoderó de ella, Javier no había logrado  dejarla por completo, una parte muy importante de  él, latía dentro de ella y ya no tendría que decírselo, jamás lo sabría…

Scarlet2807 

42 comentarios:

ALBORADA dijo...

Cosas de la vida, verdad???

Quedó sembrado el amor, su prolongación y no fué necesario decirlo.

Precioso relato

Abrazotes amiga, lindo domingo.

Betty Mtz Compeán dijo...

Scarlet que historia tan estremecedora, una entrada que cala hasta el corazon.
Te dejo mi abrazo calido.

Bigmouth dijo...

Buena prosa y buen relato excelente ritmo. un abrazo.

Pluma Roja dijo...

Triste no? No se puede decir más. Con todo el amor que sentía por Javier. Muy bien relatado.

Saludos Scarlet.

carlos dijo...

scarlet excelente relato eres una gran compania cada vez que te leo besos

Juan Ojeda dijo...

Sí, me gustó mucho como está escrita la historia; creo que he leído dos historias de prosa en este Blog (recuerdo una de una señora que vivía en tu barrio y creo que luego se quitó la vida; ese texto me emocionó profundamente)... es muy llevadero como relatas, sin escatimar en sentimientos genuinos; me encantó/

Es cierto que ninguna muerte soluciona nada, pero a veces la vida se encarga de acomodar los tantos, aunque lo veamos a la distancia en el tiempo.

Besos en el alma; gracias por compartir.

ReltiH dijo...

SIEMPRE UN ENCANTO LEERTE.
BESOPS

Scarlet2807 dijo...

Gracias Carlos, eres un amor...
Besitos en el alma
Scarlet2807

Rosa Mª dijo...

Scarlet, te felicito por tan excelente relato pues, aunque triste, está escrito con un excelente don.
Muchos besos. Rosa.

TriniReina dijo...

Estoy segura de que hubiese sacado a su hijo adelante con o sin Javier.
Al final el que perdió, como siempre, es quién murió...Como siempre.

Besos

noia de vidre dijo...

wooooow!! acabo de descubrir tu blog y me he quedado impresionada!
Escribes super bien y haces que el lector se quede enganchado leyendo tus relatos!
En serio ha sido fascinante...a partir de ahora mismo te sigo.
Te invito a pasarte por mi blog y a seguirlo:

http://aquestaetstu.blogspot.com/

Un abrazo desde Barcelona

Bosón de Higgs dijo...

El caso de la abogada embarazada.

Estoy leyendo últimamente muchas historias trágicas en el blogger y parece ser que tú te has unido a la fiesta jeje.Unos vienen y otros van,pero siempre hay que intentar hacerlo de la mejor manera,lástima por la mot...¡perdón! por Javier,que falleció sin enterarse de que estaba en camino una nueva vida,fruto de él,a lo mejor de haberse enterado él mismo se hubiera quitado la v...,¡no,no,no! lo siento,no me quiero unir a la fiesta de la tragedia.Yo creo que a Javier no le hubiera gustado la noticia,un hombre que lo quiere todo y no acepta responsabilidades y además se enfada mucho cuando le traen otra marca de coñac no creo que llegara a ser un buen padre y eso lo pagaría la criatura.Las casualidades no existen y quizás pasó lo que tenía que pasar.Lía será una buena madre y encontrará una buena pareja,ya lo verás.Muchos besos por todos los rincones...jajaja.

Marinel dijo...

Un trágico final para una noticia inesperada,pero que quizá los hubiese hecho al menos despedirse como amigos que comparten algo maravilloso.
Así,queda con una parte de él,pero también con la incógnita...
Besos.

Verónica C. dijo...

Que duro.
Ella saldrá adelante con su hijo y Javier vivirá en el corazón de ambos.
Parece al biografía de una amiga mía, Scarlet.

Besos

enric dijo...

Hermoso relato,tendrias que escribir muchos más,en poemas eres de las mejores, pero en este estilo eres insuperable.
Un beso muy grande
enmatojado

Mascab dijo...

La relación estaba terminada, pero la vida contínua siempre...y por supuesto, siempre te sabe dar lecciones. Como ésta, por muchas vueltas que le demos a las cosas, al final será lo que la vida quiera darnos.

Un relato real con un final logrado y hasta salvador.

Besos guapa.
PD
Siempre es un gusto volver a leerte, Marga.

Genín dijo...

Un verdadero drama muy bien elaborado por ti.
Felicitaciones
Besos y salud

Paloma Hidalgo dijo...

Qué triste es hoy tu entrada!!
Imagino que el destino se anticipó a la muerte engendrando un hijo. Uff qué duro.

Un beso

Rosana Martí dijo...

Un magnifico relato bien construido amiga mía, aunque triste tus letras dan un ritmo a los sentidos.

Abrazos, besos y mimos de tu amiga Rosana, hoy te regalo una sonrisa ^_^

((((((((ËMy£iâ))))))))) dijo...

Un trágico y lamentable relato. Bien logrado.. pues al final la vida se aferra a una nueva vida.
besitos Scarlet.

Pedro Aros Castro dijo...

Sorpresa y tristeza, un final que sorprende, buen relato, un placer Scarlet
saludos

Saudades8 dijo...

Scarlet, hoy nos dejas la cara triste de la vida y muy bien relatada, al final ella no perderá del todo al hombre que amaba, tendrá un retrato en pequeño de él.

Un beso,

Kasioles dijo...

Querida amiga: A veces, tus versos han llegado a emocionarme, pero este relato... deja huella.
Siento que acabe de una manera tan triste, pero, sin pretenderlo, le ha dejado una buena herencia, el amor de un hijo, es lo más grande para una madre.
Ya tiene algo para luchar en la vida y el recuerdo de ese amor, no lo olvidará nunca.
Te dejo un fuerte abrazo.
Kasioles

Quino dijo...

Hay relatos y relatos. Pero este es de esos que se impregnan y necesitas volver a releerlo. Hay en él la ternura familiar. Ese hilillo que tanto nos gusta que entre madres e hijos se sepa comprender.
Tanto es así que me has emocionado y me sentí -igual que un día que le dediqué a mi madre- un cántico antes de que falleciera. Es la vida, amiga. Gracias por esta narración que de vez en cuando si tenemos corazón las emociones fluyen y la vida tiene otro color. Su propia esencia. El color azul.

Besiños desde mi ciudad lucense.

ion-laos dijo...

Una vida va y otra viene. Todo pasa por algo, nada es casual, y un poquito del padre ella tiene en su vientre.

Buena semana, muchos besos guapa.

Lapislazuli dijo...

Muy bien logrado, la protagonista sonrio y lo amaba, el hijo sera bienvenido.
Un abrazo

Francisca Quintana Vega dijo...

Estupendo...se queda una con ganas de seguir leyendo. Un beso

Francisca Quintana Vega dijo...

Gracias por tus comentarios,intuyo que son sinceros, por cómo los escribes. Un beso grandote.En verdad que me ha gustado el texto.

Karras dijo...

Es que no es la primera vez que te digo que tienes una excelente prosa y una sensibilidad especial para realizarla. Me ha encantado el relato has sabido tocar las fibras de la sensibilidad con él. Enhorabuena y un beso.

Felicidad Batista dijo...

Scarlet, la historia que nos cuenta nos atrapa desde el principio y nos conduce a ese final doble: trágico por la muerte de Javier pero optimista y lleno de esperanza por la nueva vida que se gesta con sus genes y nos habla que de alguna manera seguirá vivo en su hijo y en el recuerdo de Lía. Pero ese interés que los lectores experimentamos desde el principio, amiga Scarlet, no solo es la trama y como se desenvuelve de esa forma tan atrayente sino el encanto y la eficacia de tu prosa que nos seduce y nos lleva por los terrenos de lo emotivo y de los sentimientos.
Mi enhorabuena amiga por tan magnífico relato.
Un gran abrazo

Javir dijo...

Excelente relato con un final triste al tiempo que liberador y lleno de futuro.

Un abrao

Lucrecia Borgia dijo...

¡Pobre Lía! ¡Qué lío con lo del test!
¡Que mala suerte romperse así la botella de cognac!...

besos

Sensaciones Sensation dijo...

no me esperaba el final...trágico por un lado, lleno de vida por el otro

Un beso, me gustó mucho leerte!!

elisa...lichazul dijo...

como la vida misma, felicitaciones Scarlet, un relato muy bien logrado

qué lindo leerte después de ese paréntesis post fin de año jajaja
un abrazo y buenas energías pa'l 2012, mucha salud y mucho éxito en tus proyectos

Halcón peregrino dijo...

Un abrazo Scarlet. Leerte siempre trae resonancia.

Migli2007 dijo...

Relato bien estructurado, con una resolución muy buena. Me gusta mucho querida amiga.
Un gran abrazo para ti
Maffi

Juan L. Trujillo dijo...

Brillante relato que al final nos deja un extraño regusto de tristeza y esperanza.
Sigue siendo un placer leerte.
Un abrazo.

Chelo dijo...

Has sabido conducirnos de forma magistral hasta un final inesperado.
He conocido hombres que no quieren asumir responsabildad.
Quizás el mas beneficiado es el niño que no tendrá que vivir con el rechazo de ssu padre o no?
Un abrazo

Scarlet2807 dijo...

Absolutamente de acuerdo contigo Chelo, creo que es preferible y más sano emocionalmente, un padre muerto, que un padre ausente, porque no le interesas...
Besitos en el alma
Scarlet2807

Milu dijo...

Un niño que conocerá solo el amor.

Impactante.

Un abrazo

Prudencio Hernández Jr dijo...

Ingrata realidad..en un segundo se cambia el rumbo de tres vidas..A veces no debemos depender tanto de lo que haremos..sino vivir el momento con toda su carga emotiva..
Un abrazo desde el sur

Eva Magallanes dijo...

Un drama tan dramático como la vida misma. La vida y la muerte hilando el relato.
Un abrazo grande!